Chat with us, powered by LiveChat

cozumel mexico

COZUMEL

MEXICO

Morada de una diosa, refugio de piratas. Cozumel, isla escogida, predilecta, halagada por deidades y bribones… ¿por qué?, quizás por su proverbial tranquilidad de palmeras idílicas y arena blanca, tibiecita, salida del paraíso, tal vez por sus arrebatos de selva pletórica de vida o su mar transparentemente azul de portentosos arrecifes coralinos.

Cozumel, la casa de Ixchel (la diosa maya de la fertilidad), la guarida del pirata inglés Henry Morgan, es ahora la isla habitada más grande de México. Un destino turístico de fama internacional, cuyo nombre es sinónimo de gozo y de exploración submarina, de descanso sublime en cómodos hoteles y aventuras ilimitadas en exuberantes parques nacionales.

Con más de 2,000 años de historia, Cozumel, o la “tierra de golondrinas” -traducción de su nombre al español-, fue un importante lugar de peregrinación de los antiguos mayas que le rendían culto a Ixchel (entre los años 300 y 900 d.C.) y, también, un puerto vital en la cadena comercial de esta civilización mesoamericana (año 1200 d.C.).

Hoy, la isla sigue siendo un espacio de culto. Sus devotos provienen de lugares distantes, desconocidos por los mayas. Los nuevos peregrinos no veneran a Ixchel, ellos llegan con el deseo ferviente de ser hechizados por la calidez de sus playas e inmiscuirse en las honduras de su mundo submarino, hábitat de sorprendentes y coloridas criaturas.

Por sus enormes arrecifes de coral y la transparencia de sus aguas que permiten hasta 70 metros de visibilidad, la isla es uno de los cinco mejores lugares del planeta para la práctica del buceo scuba y el snorkel; siendo, durante la Segunda Guerra Mundial, el escenario de los entrenamientos de los buzos estadounidenses y, posteriormente, uno de los rincones favoritos del investigador Jaques Cousteau.

Sumergirse, ser parte de la profundidad, un habitante más en las honduras del Caribe. Acercarse a las paredes de coral del Parque Marino Nacional Arrecifes de Cozumel o aventurarse en las aguas que rodean al arrecife Palancas, uno de los mayores del mundo, son experiencias sublimes que quedan grabadas en la memoria del viajero.

Las inmersiones pueden revivirse en el Parque Nacional de Chankanaab, que agrega a sus excelentes zonas de buceo un espectacular jardín botánico con más de 350 variedades de flora tropical, provenientes de 20 países, destacando 60 especies de palma y una diversidad de orquídeas.

A la par de sus sorprendentes paisajes naturales, Cozumel, localizada a 68 kilómetros mar adentro de Cancún y a 18 kilómetros de Playa del Carmen, muestra importantes vestigios de su pasado prehispánico en los templos y palacios mayas del Complejo de San Gervasio, el monumento arqueológico mejor conservado de la isla.

Otras construcciones mayas no “resistieron” la presencia española que comenzó en 1518, con el desembarco de Juan de Grijalva. Posteriormente, cuando los hispanos se apoderaron de otras zonas costeras de México, decidieron abandonar la isla; en el siglo XVII, los piratas la convirtieron en su guarida. Un siglo después volvería a quedar deshabitada.
Pero no fue para siempre. Durante la Guerra de Castas, un levantamiento de nativos mayas por las desigualdades étnicas y sociales imperantes en México a mediados del siglo XIX, fue el refugio de los mestizos que huían de las ciudades para salvar sus vidas. Ellos fundarían San Miguel, el único centro poblado de Cozumel.

Hogar de diosas, refugio de piratas, caleta discreta de pescadores mestizos. Avatares históricos de una isla que, hoy por hoy, es uno de los mayores atractivos turísticos de la Riviera Maya. ¿Qué vendrá después?… nadie lo sabe, la única certeza es que Cozumel seguirá siendo un lugar de belleza inspiradora.

Subscribe to our newsletter

Enjoy Mexico © 2019. All rights reserved.