Chat with us, powered by LiveChat

Oaxaca Atracciones Arqueologia Mexico

OAXACA

ZONAS ARQUEOLOGICAS

Monte Albán: fue la capital de la cultura zapoteca. Una ciudad gigantesca que en su época de esplendor (750 d.C) habría tenido una población de 25,000 habitantes y una extensión de 40 kilómetros cuadrados en una montaña que por su altitud es una atalaya perfecta para observar -a ojo de pájaro- todo los rincones del valle.

Desde los formidables recintos de Monte Albán, los gobernantes prehispánicos imponían su ley y preceptos religiosos en los valles y montañas circundantes a la gran ciudad, la cual comenzó a edificarse en el año 500 a.C. Cuando llegaron los invasores españoles, la zona era dominada por los mixtecos, quienes habían relegado a los zapotecas.

En lo referido a su nombre, los zapotecos la llamaron Dhauya Quch o Dauyacach (“Cerro de Piedras Preciosas”), los mixtecos Yucucui (“Cerro Verde”) y los españoles Monte Albán, debido a que dichos terrenos eran propiedad de un hombre apellidado Montalbán.

El Monte Albán es el centro arqueológico más importante y visitado de Oaxaca. Por su importancia histórica y cultural, la ciudad es, desde 1987, Patrimonio de la Humanidad, reconocimiento otorgado por la UNESCO. Dentro de la antigua urbe zapoteca se debe prestar especial atención a los siguientes lugares:

  • Juego de Pelota: a la izquierda de la Gran Plaza (espacio central en el noreste de Monte Albán) está la cancha rectangular donde los hombres prehispánicos se enfrentaban en una especie de deporte ritual y religioso, que consistía en introducir una pesada pelota de caucho en un aro de piedra colocado en una parte alta. No se podía usar las manos y se cree que el balón representaba al sol.
  • Edificio J: tiene la forma de la punta de una flecha y está aislado de los demás recintos. Presenta dos cuerpos y sus muros llevan lápidas con inscripciones. Se cree que en uno de sus ambientes se realizaban observaciones astronómicas.
  • Plataforma Sur: es la edificación que se encuentra a más altura, lo que permite otear la Gran Plaza de Monte Albán. Tiene dos cuerpos y en su parte inferior y en las esquinas hay estelas con tallados que representan figuras zoomorfas.
  • Palacio de los Danzantes: sus paredes muestran tallados de figuras humanas con diversas características, pudiéndose distinguir jugadores de pelota, hombres enfermos o con deformaciones, guerrero sacrificados, entre otros. Está en el lado occidental de la Gran Plaza.

Mitla: fue un importante centro ceremonial zapoteca que habría sido habitado por sacerdotes. Presenta cinco unidades arquitectónicas (Las Columnas, La Iglesia, El Arroyo, Los Adobes y El Sur) que tienen similitudes con los recintos de Monte Albán. Sus edificaciones más antiguas datan de los años 450 y 700 d.C., mientras que su esplendor se vivió entre los 750 y 1521 d.C., siendo uno de los pocos complejos prehispánicos que continuó siendo habitado después de la conquista.

La zona arqueológica destaca por sus complicados sistemas de grecas, únicas en México, que se asemejan a los frisos geométricos de los templos egipcios. Los mejor elaborados se encuentran en el patio de las Grecas. Otro punto de interés es el Patio de las Tumbas, donde existen dos sepulcros subterráneos cruciformes.

Mitla se encuentra a 46 kilómetros de Oaxaca. Su nombre proviene de un vocablo náhuatl que significa “Lugar de los Muertos o Inframundo”, mientras que los zapotecos la llamaron Lyobba (Lugar de Entierros).

Dentro de la zona arqueológica existe una iglesia edificada con las piedras de Mitla; mientras que en las afueras se debe visitar un colorido mercado artesanal, donde unos chales de encajes hechos a mano son la principal atracción.

Si el interés del viajero es profundizar su conocimiento de la historia, debe visitar el Museo Frisell (ingreso gratuito) donde se exhibe la mayor colección de objetos y utensilios de la cultura zapoteca.

 

Dainzu: un bajo relieve de jugadores de pelota con su indumentaria tradicional y en plena competencia, que fuera labrado en piedra y adosado en la pared de una galería, es el detalle de mayor interés de este complejo arqueológico, localizado a 20 kilómetros de Oaxaca.

Investigada desde 1965 por el arqueólogo mexicano Ignacio Bernal, Dainzu (“Cerro de Órganos”) habría sido un centro administrativo de control civil, con terrazas artificiales, escalinatas, patios y cuartos. Consta de tres edificios, probablemente contemporáneos a Monte Albán (500 a.C.).

 

Lambiteyco: es un amplio complejo arqueológico de 7 kilómetros cuadrados, en el que destacan dos mascarones que representan a Tláloc, el dios generador de la vida y del mundo material. Pintados con colores deslumbrantes y llamativos, son únicos en Oaxaca.

La zona de Lambiteyco (“Montículos de Alambique”) aún no ha sido lo suficientemente investigada, sin embargo pueden apreciarse construcciones de adobe y piedra y una pirámide que habría cumplido las funciones de un mercado. Se cree que fue habitada entre los 600 a.C. y 800 d.C., Se encuentra a 28 kilómetros de Oaxaca siguiendo la carretera Federal 190.

 

Yagul: cuenta con el juego de pelota más grande del estado y el segundo de América, además del llamado Palacio de los Seis Patios, una construcción enorme con 29 recintos que habría sido la vivienda de los gobernantes. Además aún se conservan tumbas y una fortaleza.

De origen zapoteca pero con claras influencias mixtecas, fue derruida y vuelta a levantar varias veces, siendo abandonada por sus últimos pobladores.
Su nombre proviene del vocablo zapoteca Ya-gule (“Árbol o Palo seco”). Se encuentra a 36 kilómetros de Oaxaca siguiendo la carretera Federal 190, en la ruta al istmo de Tehuantepec.

 

Santa María de Tule: su mercado artesanal y su espléndida iglesia son dos razones que justifican recorrer los 12 kilómetros que separan al pueblo de la capital estatal; pero el motivo excluyente de la visita es el enorme Árbol del Tule, un viejísimo sabino o ahuehuete (árbol oriundo de México) de aproximadamente 2000 años de edad, 40 metros de altura, 52 metros de diámetro y un peso de 5 toneladas.

Subscribe to our newsletter

Enjoy Mexico © 2019. All rights reserved.