Chat with us, powered by LiveChat

Puerto Vallarta Mexico

PUERTO VALLARTA

VIAJES Y TURISMO

Aroma a mar. Cuerpos bronceados. Arena y sensualidad bajo un sol vivificante. Descanso, diversión y algo más, siempre algo más, distinto, único, inolvidable: quizás la brisa acariciadora del crepúsculo o el impactante avistamiento de un mamífero acuático, gigante y jorobado; tal vez el andar pausado por un sendero de melancolía o el extravío en calles atiborradas por los colores de la creatividad.

Sí, simplemente irresistible, quizás esta sea una de las frases que mejor defina a Puerto Vallarta (estado de Jalisco), un lugar de desmesurada belleza, con un oleaje refrescante y una mágica diversidad natural; un destino que no puede ser ignorado porque atrapa y cautiva. Hipnotiza al viajero.

Puerto Vallarta es un lugar privilegiado, con playas de piel dorada y montañas colosales. Puerto Vallarta es un reducto colonial con balcones para “espiar” a los andarines y casitas blancas “ensombreradas” con tejas rojas. Puerto Vallarta es también una bahía cosmopolita, rejuvenecida por el semblante de la modernidad.

La historia de este lugar paradisíaco se remonta al siglo XVI, cuando los primeros españoles llegaron a sus playas con la intención de abastecerse de agua, leña y comida fresca. Los peninsulares debieron de quedarse alelados ante la belleza del paisaje; tanto, que el capitán Pedro de Unamuno decidió que era un buen sitio para establecerse. Así nació Puerto Vallarta.

Y el capitán no se equivocó; hoy, esa tierra ignota bautizada como bahía de Banderas, convoca a cientos de miles de turistas atraídos por las aguas cristalinas del mar, llamados por la arena cálida de sus 96 kilómetros de playa o deseosos de bucear, pescar o simplemente divertirse en la enormidad del Pacífico.

La bahía no es solo un edén para los hombres, también lo es para las ballenas jorobadas que llegan a parir en este maravilloso rincón del Pacífico; o de juguetones delfines, tortugas marinas, mantarrayas gigantes y pulpos que merodean por las islas cercanas y de alborotadas aves que se refugian en la costa y los esteros.

Además del mar, la geografía de Puerto Vallarta se engalana con enhiestas montañas que son absorbidas por la densa jungla de la Sierra Madre Occidental, donde el agua diáfana anda con prisa por ríos cimbreantes o cae vertiginosamente por empinadas y bulliciosas cataratas. Aquí los senderos conducen al corazón del bosque, entonces, el viajero se convierte en un explorador, en un pionero.

El goce no termina en la playa, tampoco en la Sierra Madre Occidental, este continúa y se prolonga a la ciudad antigua, con el hermoso templo de Nuestra Señora de Guadalupe o el inquieto malecón flanqueado por esculturas de bronce. Galerías, mercados, excelentes restaurantes, entre otros detalles como las tradicionales y festivas noches mexicanas, completan el panorama urbano.

Puerto Vallarta está localizado a 989 kilómetros de la Ciudad de México y a 340 kilómetros de Guadalajara, la capital del estado de Jalisco, y la segunda ciudad del país, que es célebre por su cariz conservador y por ser la tierra de los mariachis y el tequila, auténticos símbolos de la cultura mexicana.

Sol y mar. Descanso y aventura en Puerto Vallarta, un destino que tiene demasiado por ofrecer: playa, deportes acuáticos, montañas, naturaleza al máximo y un sosegado gesto colonial. Una bahía bendita del Pacífico Central Mexicano.

Subscribe to our newsletter

Enjoy Mexico © 2019. All rights reserved.